Unidades de Carga: Tendencias en Europa -
Respuesta a las Necesidades Logísticas

La reingeniería del envase logístico en el seno de las empresas confirma la tendencia hacia la simplificación y estandarización en torno al envase de plástico reutilizable. Aunque queda aún mucho camino por recorrer ,sobre Todo en el embalaje industrial, los sectores se van decantando por tipos de envases y embalajes que definan, de la forma más óptima posible, su unidad de carga.

Los envases y embalajes que posteriormente forman la unidad de carga se han convertido en elementos clave en la estrategia logística de cualquier tipo de empresa, además de un factor esencial en la posible reducción de costos, pues representa, según algunos estudios, entre el 20 y 40% del costo del producto en el punto de venta. Aún así, fundamentalmente en el embalaje industrial queda mucho camino por recorrer y muchas oportunidades por descubrir y aprovechar. No es extraño, por ejemplo, que aspectos relativos al envase y embalaje se incluyan en la estrategia del ECR (Eficiente Consumar Response); esta filosofía o estrategia trata de erradicar en la industria y distribución, por medio de la cooperación entre fabricantes y distribuidores, aquellas actividades que no aporten valor añadido. Y en este sentido implica la negociación en torno a los conceptos logísticos y, por tanto, sobre paletización y unidades de carga por paleta, unidad de expedición, unidad logística por referencia, acuerdo de utilización de un pool de paletas, cajas y contenedores, etc.
A la búsqueda de soluciones conscientes de la situación, las empresas destinadas a fabricación rediseñan sus estrategias de envase y embalaje hacia modelos que den respuesta a sus necesidades logísticas en todos los tramos del proceso del producto, sin menospreciar algo tan importante como es el marketing y, por supuesto, la legislación medioambiental. Dado el carácter multidisciplinar del tema, la política de las compañías se centra en aproximar los diferentes departamentos implicados, para que realicen un análisis conjunto que facilite una solución óptima en el modelo elegido para dar respuesta a las necesidades logísticas. Así, por ejemplo, puede aprovecharse la investigación en materiales de envasado para reducir peso y corte de los envases, o los programa informáticos de optimización de paletización para adecuar envase y cajas a la medida de la europaleta o tamaño de unidad de carga que el sector de distribución exija, si lo hubiere. Principalmente, los sectores de alimentación y automoción son los que primero han conseguido reducir sus costes a partir de una estrategia centrada en la racionalización del envase industrial. Mercedes Benz, por ejemplo, ha creado un sistema de cajas y contenedores de plástico retornables que, utilizados de forma estandarizada conjuntamente con los proveedores, facilita las entregas JIT. Se ha reducido al máximo la tipología de contenedores a tan solo dos categorías: un tipo de contenedor que exige carretillas elevadoras para su manipulación y otro más pequeño para piezas pequeñas. El sistema integrado en la informática de la empresa se basa en las entregas de material en contenedores de plástico reutilizables y plegables que, a modo de pool interno, recorren un circuito formado por la propia fábrica y los proveedores. El resultado de esta metodología sólo aporta ventajas, ya que los operarios no pierden tiempo en abrir las cajas de cartón en las líneas de ensamblaje y los contenedores, una vez vacíos, se pliegan y pasan directamente a la expedición. Los datos aportados por la propia compañía hablan de que el contenedor retornable se amortiza entre 24 y 36 meses gracias a su gran durabilidad, además de eliminar el coste de reciclado del cartón. Los casos, ya no solo de empresas de automoción o de alimentación, sino de otros sectores de actividad empresarial, confirman la tendencia hacia la simplificación y estandarización de los envases, por un lado, y hacia el envase plástico reutilizable, por otro. Así, esta tendencia a la estandarización y reducción de tipos de envase puede ser aprovechada de un modo natural para avanzar hacia sistemas universales por sectores que pasen fronteras y permitan optimizar internacionalmente los flujos de transporte.
De hecho, la Unión Europea ya hizo recomendaciones en este sentido, ya que ello contribuiría a conseguir un modelo de transporte más sostenible. En España, ya ha habido propuestas en este sentido en algún sector por tratar de estandarizar el envase. En concreto en el de frutas y verduras el conocido operador de paletas y contenedores azules Chep, cuyo servicio tiene un altísimo grado de implantación en Europa en otros muchos sectores de actividad empresarial, ha puesto en marcha una prueba piloto para estandarizar el envase. Y es precisamente en este sector donde más está cambiando el concepto de envase. De la tradicional caja de madera, muy utilizada por su gran capacidad de transpiración, que retardaba la putrefacción de frutas y verduras, por su resistencia, etc. se ha pasado, en los últimos años. a la utilización de otros materiales corno el cartón ondulado y el plástico.

El cartón ondulado de papeles de fibra virgen de alta calidad es fácilmente reciclado y dispone de rigidez, además de que es fácil de imprimir los logos o códigos de barras. En cuanto al plástico, también está entrando con gran fuerza en la manipulación de frutas y verduras. Las grandes cadenas de alimentación como Carrefour. Eroski, etc. están adaptando sistemas pool de cajas con medidas adaptadas a las paletas estándar y box paletas. Estos envases están fabricados con paredes y fondos rejillados para facilitar la ventilación de los productos y en su fabricación no se han incluido pigmentos, lo que les hace muy aptas para contacto directo con productos alimenticios. Además, son muy fáciles de lavar. una vez que hayan realizado su tarea y reinicien el circuito logística de nuevo. Optimizar las operaciones de acondicionamiento de las cargas y sus embalajes permite disminuir los costos logísticos. Pero es preciso, de igual forma, efectuar los nuevos lanzamientos de productos de manera que. cada vez más, se aproximen y respondan a las exigencias de los distribuidores y ser capaces de maximizar sus flujos. Esto posibilita servir de referencia para un importante número de industrias y que puedan subcontratarse ciertas operaciones relacionadas con el acondicionamiento de las cargas. Paralelamente, los embalajes se hacen cada vez más racionales y más fáciles de manipular cuando se reagrupan en las expediciones. La gran distribución es uno de los sectores que. en cierto modo. marcan las pautas de este gran flujo de mercancías desde las plantas de los fabricantes y almacenes de los opera dores logísticos hasta los centros de distribución. Los box paletas, contenedores metálicos de rejilla y de plástico reutilizable para la distribución y posterior ubicación en los lineales son, de momento, los más empleados para el transporte, manutención e, incluso, almacenamiento de las unidades de carga en los PY.

Contenedores para expediciones
Otro de los segmentos, referido al mundo de los contenedores, donde se respiran nuevos aires es el de los contenedores para expedición. Al primer cometido de estos envases, que es el de proteger las mercancías de acuerdo a sus características de fragilidad, inviolabilidad, peligrosidad, sensibilidad a la temperatura, etc. facilitando además su manutención en las operaciones de estiba y desestiba, se le añaden una serie de exigencias derivadas de la forma de transporte según el tipo que se utilice (aéreo, terrestre, ferroviario o marítimo). La posibilidad de elección es tan extensa que es posible dar respuesta a todos los planteamientos que se presenten. Así, por ejemplo, cuando sean necesarios envases de un solo uso se utilizan mayoritariamente los procedentes del cartón ondulado, sobre todo para el envío de unidades o pequeños lotes heterogéneos, o bien en la logística de distribución de productos pertenecientes a una misma familia, como por ejemplo en el electromenaje.

La razón principal estriba en que el cartón ondulado resulta muy económico y ofrece, además, una gran diversidad de formas y de tamaños. Por otra parte, se utiliza en casi todos los medios de transporte, con la excepción del marítimo, debido principalmente a la humedad, ya que le resulta un agente demasiado agresivo. Para el transporte marítimo se utiliza mayoritariamente como unidad de carga los envases de madera con un contenido de humedad del dos al 18% o de contrachapado, un material que cuenta con la ventaja de optimizar costes al presentar un menor volumen exterior y de un 30 a un 60% menos de tara. Este aligeramiento de materia hace que los contenedores de contrachapado sean también muy indicados para el transporte aéreo, donde la minimización del peso es muy importante. Por otra parte, los contenedores metálicos están experimentando un importante crecimiento, sobre todo por la excelente protección que ofrecen a los productos que almacenan y transportan. En este segmento, destacan los contenedores de malla para el transporte terrestre, principalmente la gran distribución, o inoxidables para el transporte marítimo así como una extensa gama de ligeros fabricados en aluminio para el transporte aéreo. En este aspecto, la aparición de la paleta de fibra de madera prensada por su proceso de fabricación, su forma y su diseño se ha convertido en un elemento muy valioso en la logística de exportación y de distribución, sobre todo en los PV.

Un mercado muy depurado
Automoción, gran distribución, industria química / farmacéutica e industria electrónica son los sectores más representativos en la utilización de cajas y contenedores en el mercado mundial. Cada uno con sus características específicas de demanda en este tipo de equipamiento, lo cierto es que los suministradores se adaptan a estas circunstancias y en sus catálogos ofrecen soluciones para cualquier tipo de necesidad en la conformación de la unidad de carga de estos sectores u otros. Esta necesidad de ofrecer soluciones específicas para cada actividad empresaria ha posibilitado que el sector se haya depurado considerablemente, de forma que de la amplísima oferta de suministradores que existía hace cuatro o cinco años se haya reducido considerablemente. tanto en metal, plástico o madera. Compras, fusiones. Joint vientures y desapariciones han permitido esta depuración. lo que actualmente posibilita que las empresas suministradoras de este tipo de equipamiento sean compañías consolidadas, integradas en grandes grupos o con estructuras tanto de fabricación como comerciales muy consolidadas. Es el caso de Tatoma, que hace algunos años tomó la decisión de ampliar sus plantas de producción en Monzón (Huesca) y adecuar sus procesos productivos para poder atender los nuevos mercados que estaba tocando, fundamentalmente países centroeropeos. Sumal, por su parte, también ha apostado por abrir nuevos mercados; consciente de que sus productos son perfectamente competitivos en Europa, no sólo ha ampliado sus instalaciones fabriles, sino que en la última Bienal de la Manutención en París, presentó su nueva delegación parisina, que actuará como punta de lanza, no solo para atender el mercado francés, sino también para introducirse en otros mercados de centro Europa como el belga, el alemán y el holandés. Otras empresas nacionales fabricantes de paletas y contenedores de madera, metálicos, cartón u otros tipos como Eipe, Plastipol, Esnova, Duro, Contenur, Fadeco o Inka Palet siguen creciendo a importante ritmo; el caso de esta última compañía, especialista en la fabricación de paletas de madera prensada, está introduciendo con gran éxito este producto en compañías exportadoras. Grupos multinacionales como Arca Systems, Paxton, Allibert y Nefab, entre otros, amplían constantemente su oferta de soluciones con nuevos desarrollos de unidades de carga, tanto para procesos de fabricación y almacenaje como de distribución.
Pero, en muchos casos, la fuerte dependencia del mercado de sectores como la gran distribución o automoción condiciona en demasía la política de precios de muchas compañías, lo que se traduce, en muchos casos, en una guerra de precios; afortunadamente, esta depuración de] mercado habida en los últimos años ha hecho tomar conciencia a muchas compañías y ver que, aunque esos sectores dispongan de un alto poder de compra, muchas veces es mejor no entrar en ese tipo de competencias, porque puede dañar seriamente la cuenta de resultados de muchas empresas. Cada vez menos, pero todavía existe el dumping en este sector.

setembro/2001

Alejandro Sergio Uhia,
Director da Consultora LogisticsManagement - Argentina 

www.uhia.com   

Ha desarrollado los siguientes trabajos:

Esta página é parte integrante do www.guiadelogistica.com.br .